¿Qué es el trastorno de personalidad obsesiva compulsiva?

El trastorno de personalidad obsesiva se caracteriza por una gran necesidad de tener todo perfectamente controlado y ordenado con el fin de que no hayan sorpresas en el sentido de imprevistos o sustos innecesarios en el desempeño de las actividades diarias. Esto conlleva a rigidez extrema y tendencia al perfeccionismo.

La persona con trastorno de personalidad obsesiva busca un autocontrol total, por lo que cuanto más orden pueda tener, cuanto más rígido y manejable sean las situaciones (no cambios inesperados), mucho más tranquilo se sentirá.

Tienen un gran miedo a que algo salga como no estaba pensado, por lo que prefieren evitar la improvisación y la espontaneidad de muchas situaciones, condicionando todo a lo conocido, teniendo un control llevado a un extremo para evitar sorpresas.

Tienen grandes preocupaciones por los detalles, las normas, la moral, la organización y la planificación. Si todo está muy bien organizado y medido con detalles, será menos probable que se tenga un resultado sorprendente, que es lo que más temen las personas con trastorno de personalidad obsesiva.

El área laboral es clave para una persona con personalidad obsesiva

Casi siempre intentan buscar le control máximo de todo, y por esto, llegan a la conclusión de que hay un aspecto clave en su vida, y es el aspecto laboral. La persona afectada llega a la conclusión de que el ámbito laboral se tiene que tener muy controlado (ser un buen trabajador, cumplir al máximo con la empresa, o el proyecto en el que está comprometido).

Hay que tener en cuenta que la persona afectada por el trastorno de personalidad obsesiva no tiene la intención de ser el mejor, tener poder o mandar a los demás; sino que lo único que quiere es que las cosas se hagan “bien, de la manera correcta” y evitar sorpresas, que el trabajo salga bien y que la economía esta resguardada.

Un aspecto clave para el control extremo con el que rigen su vida, suele ser la autonomía económica. Para las personas con una marcada personalidad obsesiva, suele funcionar bien las siguientes equivalencias:

autocontrol = autonomía económica = autoexigencia (esfuerzo)

La persona afectada no va a permitir nunca que haya una incidencia o sorpresa en el trabajo, porque eso comportaría una pérdida y facilitaría un aumento de riesgo de la autonomía económica, y esto es clave para que haya una situación controlada en la vida del individuo.

Por lo tanto, se vuelca en su trabajo no porque quiera ser el mejor, sino que no quiere que haya imprevistos con el tema económico.

personalidad obsesiva compulsiva

El rendimiento en las áreas académico y laboral suelen ser claves en la identificación del trastorno de personalidad obsesiva.

Sesión gratis

Problemas interpersonales en el trastorno de personalidad obsesiva

Cuando la persona afectada se focalizada demasiado en el trabajo, casi siempre otras cuestiones que muchas personas consideran clave en la vida social y familiar, se quedan en un segundo plano.

Aunque la familia (pareja, hijos, padres, etc.) nunca le eche en cara que los tiene abandonados económicamente, lo que criticarán de la persona afectada es que se olvida que no todo es cumplir con el trabajo y traer dinero a casa, y que la afectividad también es un aspecto clave en la vida familiar o de pareja.

En general, la persona con trastorno de personalidad es la última en darse cuenta que tiene pensamientos y conductas alejadas de lo habitual en su entorno en el que viven. Las personas con personalidad obsesiva no entiende que se han volcado tanto en el trabajo y que se ha olvidado de que a lo mejor la familia en lugar de necesitar tanta autonomía económica, lo que necesita es más afecto.

Además, debido a esta sobreimplicación en que las cosas salgan de la manera que consideran correcta y sin riesgos, terminan descuidado sus relaciones sociales, es decir, se van quedando sin tiempo de ocio y sin amigos… Y esto a la larga contribuye a la parición de síntomas como depresión y ansiedad.

La ética, la moral y los valores en la personalidad obsesiva

Dentro de su esquema normativo, la persona afectada será muy terca en todo lo que seán temas éticos, morales o de valores.

No se conoce con seguridad si está es una condición innata o es una consecuencia de la necesidad de orden, ya que si hay orden, leyes, y se cumplen las normas sociales, entonces la persona experimenta más sensación de control. Por lo tanto, la persona con personalidad obsesiva lo que busca en realidad de forma indirecta es conseguir esa estabilidad, orden, y evitar sorpresas a nivel social y familiar, y no tanto que disfrute de las normas impuestas por los demás.

Los valores que suelen abanderar son los de la rectitud, la eficacia, la cordialidad, y la responsabilidad. Y este tema de la responsabilidad les lleva a tener una autoimagen responsable que es excesivo y que le puede generar problemas con los demás por ser muy obstinado.

Obstinación y perfeccionismo 

Otra gran característica muy habitual es la obstinación o terquedad, ya que cuesta mucho que de su brazo a torcer, y no es que sea porque se sienten los mejores, sino que como son tan autoexigentes consigo mismos, han comprobado que su forma de hacer las cosas, objetivamente hablando, les han dado buenos resultados.

Como necesitan evitar sorpresas y su forma de hacer las cosas les ha dado buen resultado, luchan fuertemente porque se hagan las cosas como ellos conocen, como proponen, porque eso le produce tranquilidad.

Normalmente si la persona con personalidad obsesiva va por su propio camino, estará tranquilo porque ya sabe que todo va a salir correctamente porque ya las ha probado. En cambio, tiene problemas para delegar las tareas, porque cree que si lo hace como le dicen otros o deja a los demás hacerlo por él, entonces se arriesga a algo nuevo, a algo que no conoce… Y como eso le da mucho miedo será muy insistente en su obstinación.

Hay que remarcar que no es que la persona afectada crea que solo él/ella/elle puede hacer bien las cosas, sino que esta convencido de que a él le salen de una forma correcta, en comparación a otra persona de la cual desconoce su forma de proceder, o la conoce pero prefiere no arriesgarse porque le genera incertidumbre intensa.

No es que la persona desconfíe de los demás, lo que sucede es que confía mucho en sí mismo, y termina pensando que es mejor que él haga todo ya que confía mucho en sí mismo, que no otros en los que desconoce o no confía.

Otra característica es que muchas veces les gusta guardar objetos que creen que les servirán en el futuro (sin llegar a ser un síndrome de Diógenes), o a ahorrar el dinero. No es que sean tacaños, solo que tiene un esquema muy claro de cuánto dinero tiene que tener guardado por si en algún momento aparece un problema y vienen sorpresa y se queda sin dinero.

Es decir, tienen una tendencia marcada a la precaución y a ser muy conservadores en la toma de decisiones. Esto también está relacionado al deseo de la autonomía económica y el miedo a perderla.

La actitud más habitual que se observa desde fuera, es que puede parece una persona seria, poco flexible, demasiado rígida en ideas, con dificultad para ceder, serio al hablar, o no ser muy expresivo emocionalmente (ya que muchas veces asocian la expresión emocional intensa a descontrol), y con deseos explícitos de que los demás también cumplas concienzudamente las normas.

Es importante tener en cuenta esto, sobre todo porque en esta sociedad que es bastante más flexible, puede ocasionar tensiones y tener la impresión de que esta persona es prepotente o que solo piensa en él, cuando lo que esta pensando es que no haya sorpresas.

La personalidad obsesiva es una persona que busca la seguridad y la aceptación mediante el autocontrol, la corrección y el perfeccionismo.

Solicitar valoración

Diferencia del TOC con el Trastorno de Personalidad Obsesivo Compulsivo

  • En el TOC, los pacientes sufren por querer cumplir con sus pensamientos; mientras que en la personalidad obsesiva la persona lo hace de buena gana.
  • En el TOC, el pensamiento es sobretodo de tipo mágico; mientras que el de la personalidad obsesiva está más cercana a la “realidad”.
  • En el TOC, la persona no necesariamente está preocupada por tener una gran autoimagen responsable; mientras que alguien con personalidad obsesiva sí (puntualidad, limpieza, rutinario, ordenado, etc).
  • El TOC es considerado como un defecto que produce rechazo o extrañeza por la dificultad de comprender los pensamientos mágicos y las conductas compulsivas; mientras en la personalidad obsesiva, la forma de ser y hacer de la persona muchas veces recibe un refuerzo cultural positivo, y se considera más una virtud que un defecto.

Causas y edad de inicio de la personalidad obsesiva 

La edad de inicio es a edades tempranas, porque ya se puede observar características que forman parte del carácter y de la personalidad de la persona, por lo que en la infancia y adolescencia algunos síntomas o indicios ya están presente claramente. Los síntomas más intensos probablemente se comiencen a experimentar a partir de los 18 años.

El trastorno de personalidad obsesiva es de los más comunes. Se estima que tiene una prevalencia de hasta el 7,9% de las personas en el mundo. Como la mayoría de los trastornos de personalidad, la causa es el resultado de la combinación de aspectos biológicos, psicológicos y sociales.

Los ambientes familiares que tienen potencial de propiciar esto son en los que existen:

  • Educación extremadamente controladora o sobreprotectora.
  • Baja disponibilidad emocional o pobre nutrición relacional.
  • Educación basada en los castigos (potencia la obediencia y el perfeccionismo).

Otros aspectos culturales que puede ser desencadenantes serían crecer en una sociedad muy autoritaria o muy religiosa con reglas muy estrictas.

Tratamiento

El trastorno de personalidad obsesiva es de los que tienen mejor pronóstico a diferencia de los otros trastornos de la personalidad. La rigidez y el autocontrol característica de estás personas les ayudan a mantenerse lejos de problemas de tipo adictivo, actos impulsivos, o problemas con la justicia.

Si tú crees que un familiar o tu pareja cumple con lo antes expuesto, no dudas en consultarnos, ya que el correcto diagnóstico y tratamiento del trastorno de personalidad obsesiva puede mejorar la calidad de vida de la persona afectada y de sus acompañantes.

Pedir cita